UN MUNDIAL DE RECUERDOS
Esquí de muntanya | 05/03/2017

Los Campeonatos del Mundo Alpago-Piancavallo 2017 ya se han terminado y pronto sólo serán un recuerdo. A partir de este momento cada uno de los que hemos formado esta familia –deportistas y técnicos- durante diez días y cinco carreras (Individual, Sprint, Equipos, Vertical y Relevos) va a construir su recuerdo. La memoria de unas carreras y de unos días elaborada en función de lo que uno quiera recordar, lo que pueda recordar o le que le sea más cómodo recordar. Y todo lo demás va a caer en el pozo del olvido.  A partir de este momento cada uno de nosotros habrá vivido en un Mundial distinto en función de las emociones y experiencias que le hayan marcado más. 

 

Como el deportista es egocéntrico de mena y a veces injusto no sé si vamos a recordar –aunque deberíamos hacerlo- que detrás de nuestros resultados hay unas personas pendientes para que no nos falte de nada. En todo caso seguro que Wein recordará como ha subido hacia algún control cargado con bastones y esquís por si alguno se rompe y como a veces hay que discutirse acaloradamente con algún entrenador o arbitro. Alex y Arnau recordaran como de largos pueden ser los brifings y las entregas de dorsales. El recuerdo de la difícil e ingrata tarea de tomar decisiones será para Duxans. Todos recordaremos como la tranquilidad y el aplomo de Fermín son las mejores herramienta para solucionar los conflictos. Si a todos los recuerdos de estos días podemos poner imagen será gracias a las fotos de David Ariño. Elena recordará como una noche personalizaron unas pancartas para todos los miembros del equipo. Las manos de nuestras fisios -Montse y Naila- recordaran todo lo que han trabajado para dejarnos a punto para las carreras. Rixi habrá descubierto todo el trabajo que hay detrás del resultado de un corredor y como de complejas pueden ser las necesidades a satisfacer durante la semana de los Campeonatos. Después de haber sobrevivido a un grave accidente hace menos de un año  Gerard Vila vuelve a estar moviéndose por las montañas descubriendo que se puede disfrutar del esquí de montaña de competición des de muchas perspectivas. Y Jordi Canals –el más sabio de nuestra tribu- recordará algún detalle importante que a todos nos habrá pasado desapercibido.

 

Los deportistas vamos a recordar cosas muy distintas en función de nuestros resultados y de las expectativas con las que llegamos a estos Campeonatos. Por eso quizá Julia Casanovas será la única que recordará con cariño las bajadas de estas carreras donde ella hacia fácil que por todos era una jungla de supervivencia. Los más jóvenes que por primera vez han venido a unos Campeonatos del Mundo –Claudia, Txomin, Rafa, Arnau Cases, Pau, Aribau, Jan, Julia Massagué, Pablo Oderiz, Fatima, Claudia Sabata y Ana Alonso- no creo que recuerden sus magníficos resultados. Igual que yo no recuerdo los resultados de mis primeras carreras y si recuerdo con muchísima intensidad los trucos, consejos, gestos y cosas que hacían los más veteranos. La emoción de haber descubierto un nuevo mundo les habrá abierto los poros haciéndolos permeables a todo lo que hayan visto y vivido estos días gravándolo a fuego en su memoria. Deseo que Antonio Alcalde recuerde que su envidiable condición física debe de acompañarla una buena estrategia de carrera. Marta Riba a pesar que seguro seguirá entrenando y haciendo carreras recordará que estos han sido sus últimos Mundiales. Después de un inicio de Campeonato complicado Marta Garcia va a guardar la sonrisa de la medalla de plata en los Relevos. Iñigo revivirá como se puede surfear durante todo el verano y ser capaz de luchar con los mejores en la final de la carrera Sprint. Las piedras, arboles y bañeras de la última bajada de la individual seguro que van a acordar-se del vertiginoso descenso de Nil Cardona. Su hermano Oriol y Claudia Galicia recordaran  para toda la vida que ya son campeones del mundo. Después de muchos años peleando Joan Reyné ya sabe lo que son unos Campeonatos del Mundo. Mireia Miró va a recordar que se puede ser más feliz y mejor persona a pesar de no subir a lo más alto de un pódium.  Y Kilian Jornet podría recordar que ya ha sido cinco veces campeón del mundo.

 

Todos estos y posiblemente también otros son recuerdos que en nuestra memoria van a mezclarse, cambiar de forma y mutar para finalmente elaborar su propia historia. El poder de la memoria es superior a nosotros y hasta puede llegar un día que revivamos cosas que nunca pasaron y que recordemos la vivencia de otro Mundial dentro de nuestra cabeza. Aunque esta vez el recuerdo de los abrazos de felicidad después de conseguir la medalla de bronce en la carrera de relevos no será como tantas otras veces una fabulación fruto de mi imaginación. Esta vez pasó de verdad.

 

 

 


SELECCIONA IDIOMA (CA)
CRèDITS
programador web freelance Barcelona