UN DESCONOCIDO LLAMADO “SENTIERO 4 LUGLIO”
Esquí de muntanya | 04/07/2017

Estamos en un tiempo en qué el sentido común ha perdido sus coordenadas. Por esto lo más normal es que nadie conozca el “Sentiero 4 Luglio”. Esa carrera de 42km y más de 2800m de desnivel positivo que transcurre por el técnico, bonito, duro y a veces vertiginoso camino del 4 de Julio en las montañas del Orobie. A pesar del anonimato de esta carrera a su alrededor encontremos protagonistas que rápidamente nos pueden resultar familiares.

 

Si uno es aficionado al esquí de montaña recordará que muy cerca de la salida y de la llegada se encuentra Ponte di Legno y el Passo del Tonale donde se disputa el Adamello Ski Raid, una de las míticas carreras de este deporte. El Gruppo Adamello además de ser recordado por algún aficionado al alpinismo debería de serlo por todos nosotros. Entre las aristas, rocas y glaciares de sus montañas se libraron alguna de las batallas más duras del frente sur de la Primera Guerra Mundial. Además si decimos que es una carrera que se disputa a pocos minutos de Aprica algún aficionado al ciclismo le vendrán a la cabeza las hazañas que han escrito en el asfalto de su carretera nombres como Indurain, Pantani, Scarponi y hace dos años Mikel Landa. Unas hazañas que antes de escribirse en letras de oro en la línea de meta de Aprica muchas veces han transitado por las rampas imposibles del Mortirolo. Un nombre que con esa musicalidad tan italiana ya nos insinúa que sus curvas y rectas no serán fáciles de negociar. Con unas rampas que quizá invitan más a correr con los pasitos que caracterizan a los corredores de montaña que a esas pedaladas atrancadas retorciéndose encima del manillar de los ciclista. Unos pasitos que, en la carrera disputada el pasado domingo, no supe o no pude desarrollar con la ligereza y fluidez que me habría gustado. Uno siempre sueña con encontrarse fenomenal, pero la realidad se compone de lo que hacemos y no de lo que más deseamos.

 

Si miramos los ganadores de las ediciones anteriores de esta carrera veremos que no debería de ser normal que la tengamos como una desconocida. Fabio Meraldi fue el primer ganador. Él y Adriano Greco –que juntos suman casi más victorias en la Pierra Menta que años de vida- están en la organización procurando que esté bien marcada, que los avituallamientos estén donde pueda aparecer la pájara y que los pasos de escalda que hay estén bien asegurados con cadenas metálicas y con agentes del Soccroso Alpino. También han ganado esta carrera Dennis Brunod, Bruno Brunod, Andrew Simonds, Jessed Hernández, Fabio Bonfanti o Tadei Pivk. El récord en 4h 8’ lo tiene Mario Poleti. Dicen que antes de correr por la montaña era capaz de correr un maratón de asfalto en 2h 19’. Este récord seguirá vigente un año más a pesar de la dura batalla ganada al sprint por Marco De Gasperi frente a Tadei Pivk. Un récord imposible de bajar debido a la nieve caída los días antes y que también modifican la normalidad de nuestros veranos. Esta nieve cubría parte de los 15km de cresta rocosa por encima de los 2500m entre el Monte Sellero y el Paso Salina haciéndola una pista de patinaje obligando a los corredores a no poder levantar la vista de donde ponen los pies.  

 

Las batallas para que sean batallas tienen que ser contadas. Y así fue, a pesar que me hubiese podido ver in situ esta batalla entre il Dega y Tadei me contaron lo que sucedió en la cabeza de la carrera en la llegada. Tampoco tenía la falsa ilusión de poder competir contra estos dos grandes corredores, pero si poder ir un poco más rápido de lo que fui para llegar a la sexta posición. No fue mi mejor día y quizá lo fue por mi culpa. De hecho siempre es culpa o mérito del deportista a pesar que se esconda detrás de la fatalidad o la mala suerte. Durante más de la mitad de la carrera tenia gambe de legno. O sea piernas de madera quizá porqué mis piernas aún se están acostumbrando a correr después de la temporada de esquí y de su descanso. Quizá porqué salir a rueda de De Gasperi y Tadei no es buen negocio. Quizá porqué no desayuné ni cuando, ni cuanto, ni como debería haberlo hecho. O quizá por todo esto y otros elementos que escapan de mi análisis racional.

 

Hay cosas que pueden parecer inexplicables. Una de ellas es que con los años que llevo en esto y la obsesión por leer e informarme aún cometa errores de juvenil en una cosa tan elemental como es el desayuno antes de una competición. Otra es que después del calor africano pueda nevar. También puede ser inexplicable porqué uno puede dejarse llevar por el instinto y la emoción y salir más fuerte de lo que sabe que le conviene. Otra es que carreras como el “Sentiero 4 Luglio” no sean más conocidas y la gente no se pegue codazos por conseguir un dorsal. Pero la vida esta repleta de hechos y comportamientos irracionales que se salen de lo que debería ser normal. Y supongo que ahí está la gracia de vivir.


SELECCIONA IDIOMA (CA)
CRèDITS
programador web freelance Barcelona